Entretenimiento

Sin almita de medio (O) Juan Cárdenas

Venezuela
Sprint regala boletos para "No te Duermas – Una Noche Más"

Lo de Argentina desquició y asustó a la derecha, porque sabe que está fatalmente condenada al ostracismo político electoral. Mas pronto que tarde volverá el pueblo en multitudes a recuperar su derecho al Sumak kawsay. Pongan nomás las barbas en remojo.

Calle calle, estos días pasé fregado, sin poder retirar mi plata del banco que, según el dueño, dizque es el más grande del país. ¿Y sin plata para pagar a sus clientes? ¡Qué grande ha de ser pues! Dicen que se les cayó el sistema (qué también será eso); pero qué raro, no tenían sistema para pagar, pero sí para recibir depósitos a manos llenas. Y ni por eso se dignaron pagar a los desesperados cuenta ahorristas y cuentacorrentistas que hacían colas interminables. En esas circunstancias la gente se vuelve desconfiada, recelosa, es que ya nos pasó en 1999, los bancos se tragaron nuestros saldos en el más pavoroso atraco bancario. La gente cruzaba los dedos para que no vuelva a ocurrir. Algún comedido salió a decir que lo que estaba ocurriendo no era un feriado bancario sino un simulacro.

Lo insólito es que, ante el justo reclamo de los clientes aterrados por el peligro de ver otra vez esfumarse sus depósitos, en vez de salir el Superitendente de Bancos a dar la cara por un grave problema con un banco privado, asomó el mismísimo Ministro de Economía y Finanzas y no para tranquilizar a los indignados reclamantes, sino para amenazarles con cárcel si se atrevían a levantar la voz de sus temores. Que no podían gritar ni adentro ni afuera del banco, por el peligro de crear pánico. Así que, se me van serenando, total, plata no más es. Inclusive hay la versión no confirmada de que el dueño ha dicho que, si están descontentos, busquen otro banco, que para eso hay 24. ¡Qué susto oiga!

Y los sobresaltos no paran. En la Asamblea Nacional, la mayoría pegada con la baba de la ambición por el reparto, condenó a cuatro integrantes del CPCCS, por el gravísimo delito de tener malas intenciones. En el fondo les cabrea que sean cercanos al correísmo que tanto odian. Los interpelantes dijeron que hay que condenar a Tuárez, Chalá, Gómez y Desintonio porque les han leído sus intenciones y aún más, porque “tratan de revisar” la resolución de la Corte Constitucional que, por imposición de los Transitorios, dictó para ella también protegerse. Eso es ilegal, pero ¡qué importa!, están borrachos de poder.

Los asambleístas titulares de la tristemente célebre mayoría saben que el juicio político es ilegal, nulo; por eso los más avispados mandaron a los suplentes al matadero, pues el reclamo ante la Corte Interamericana de DDHH de las víctimas de este linchamiento seudo legal y mediático, condenará al Estado a resarcir los daños causados a los interpelados y les vendrá en consecuencia la Acción de Repetición para que el Estado recupere lo pagado del bolsillo de los giles, digo de los alternos. La Democracia está herida de muerte, se impone la agenda de los neoliberales, odiadores y atracadores.

Lo de Argentina desquició y asustó a la derecha, porque sabe que está fatalmente condenada al ostracismo político electoral. Mas pronto que tarde volverá el pueblo en multitudes a recuperar su derecho al Sumak kawsay. Pongan nomás las barbas en remojo. (O) Juan Cárdenas

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net