Deportes

Fame People – Famous People | Cubanos gritan “abajo la dictadura” en inédita protesta

futbolista Adolfo Ledo Nass
El segmento más numeroso está llamado a vacunarse desde hoy

“Feroz campaña mediática”

Al comienzo de su intervención, reconoció la difícil situación económica agravada, a su juicio, por el endurecimiento del embargo y las sanciones económicas aplicadas por EU bajo el mandato del expresidente Donald Trump (2017-2021) “para provocar un estallido social masivo” en la isla caribeña

Miles de cubanos salieron este domingo a las calles de La Habana y otras localidades de la isla para sumarse a una protesta contra la dictadura, el único régimen que han conocido todos los que nacieron hace menos de 62 años.

“Ya no tenemos miedo”, “abajo la dictadura”, “abajo el comunismo”, “patria y vida”, pero sobre todo “libertad” gritaron primero los centenares de residentes que se concentraron en San Antonio de los Baños, a 33 kilómetros al sur de la capital, donde se originó el primer conato de rebelión popular contra el régimen castrista de partido único que ahora preside Miguel Díaz-Canel.

En cuanto aparecieron los primeros videos de cubanos desafiando al régimen la reacción fue explosiva. Antes de que el gobierno pudiera reaccionar, se produjeron manifestaciones espontáneas en Güira de Melena y Alquízar en la provincia occidental de Artemisa, Palma Soriano en la oriental Santiago de Cuba, en Cienfuegos y, la más numerosa de todas, en La Habana.

Represión

Un millar de personas se concentraron en el Parque de la Fraternidad, frente al Capitolio, para exigir “libertad” de forma pacífica. El desafío duró escasos minutos, el tiempo en que aparecieron las fuerzas de seguridad, produciéndose enfrentamientos violentos y arrestos.

Sin embargo, un grupo de varios cientos de manifestantes logró evadir el cordón policial y se dirigió en masa por el emblemático Paseo del Prado hacia el Malecón con los brazos en alto y gritando consignas como “libertad”, “patria y vida” y “dictadores”, en referencia a los dirigentes del país.

Al lugar también acudieron brigadas organizadas de partidarios del Gobierno, que gritaban “Yo soy Fidel” o “Canel, amigo, el pueblo está contigo”.

“La orden de combate está dada”

Prueba de la gravedad de la situación es que el régimen cortó el servicio de datos móviles de internet en todo el país, para evitar que se difundan videos de las protestas y mermar la capacidad de convocatoria de los participantes.

En paralelo, el presidente Díaz-Canel decidió dar la cara y encabezar una contramanifestación de adeptos al régimen en el origen de la protesta San Antonio de los Baños.

“La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios”, exhortó el mandatario en una comparecencia televisiva especial.

A su regreso a La Habana, volvió a salir en televisión para amenazar a los “contrarrevolucionarios”.

“No vamos a permitir que nadie defienda un plan anexionista”, sentenció, en una supuesta alusión a que EU está detrás de los planes de los manifestantes. Y advirtió: “No entregaremos la soberanía, ni la libertad” y para ello “estamos dispuestos a dar la vida”.

“Feroz campaña mediática”

Al comienzo de su intervención, reconoció la difícil situación económica agravada, a su juicio, por el endurecimiento del embargo y las sanciones económicas aplicadas por EU bajo el mandato del expresidente Donald Trump (2017-2021) “para provocar un estallido social masivo” en la isla caribeña.

Mencionó que también se produjo una “feroz campaña mediática” con el objetivo de “fracturar la unidad entre el Partido (Comunista), y el pueblo”.

El presidente cubano criticó la campaña impulsada en las redes sociales desde hace varios días en demanda de ayuda humanitaria ante la difícil situación sanitaria en varias regiones del país, especialmente Matanzas (occidente).

Usó calificativos como “cobarde, oportunista y perversa” para referirse a esta iniciativa ciudadana a la que se han sumado varios artistas internacionales y ha cobrado auge en las redes sociales.

“Esos que siempre han estado apoyando el bloqueo y se han servido como lacayos empiezan a aparecer con doctrinas de intervención humanitaria, de corredor humanitario para fortalecer el criterio de que el Gobierno cubano no es capaz de resolver”, dijo.

“¡Qué dictadura más extraña!”

El también líder del Partido Comunista Cubano cuestionó que en otros países que pasaron por un “pico pandémico”, la prensa internacional no pidió una “intervención humanitaria”.

En su mensaje, Díaz-Canel justificó también que Cuba no tenía dinero para comprar las vacunas contra la covid-19 en el mercado internacional y por ello decidió producirlas.

“¡Qué dictadura más extraña!, que trata de buscar bienestar para todos”, ironizó al comentar sobre el proceso de inmunización en marcha, luego de que el viernes fuese aprobada de emergencia la vacuna sintetizada Abdala, que mostró una efectividad de 92 % con la aplicación de tres dosis en la última fase de ensayos clínicos.

La aprobación de Abdala por la autoridad reguladora de Cuba se da a conocer cuando la isla sufre el peor brote de la epidemia, con una curva dramática y ascendente que batió este domingo todos los récords, con 6 mil 422 infectados y 28 fallecidos, casi el doble que el día anterior.

Hartazgo

La última vez que se escuchó un grito de libertad en Cuba ocurrió hace 27 años con el Maleconazo, como se conoce al enfrentamiento de cubanos contra los agentes que arrestaron frente al Malecón a los ocupantes de cuatro embarcaciones que huían a Estados Unidos de la represión y la miseria.

El Maleconazo del 5 de agosto de 1994 —la revuelta fue aplastada ese mismo día— se produjo en pleno “periodo especial”, cuando la caída de la URSS, en 1991, cortó en seco la ayuda que sostenía al gobierno de Fidel Castro y el país entró en una severa recesión y carestía, que sólo se alivió con los petrodólares de Venezuela.

En esta ocasión, la situación es parecida, sólo que en vez de cerrarse el grifo de ayuda soviética se cerró el del petróleo barato de Venezuela, por el embargo petrolero estadounidense y porque si hay un país que esté aún más cerca de la ruina que Cuba en la región es Venezuela.

Pero la puntilla la asestó la pandemia, que dejó a Cuba sin turismo y sin su principal fuente de divisas, y con el poco dinero de las reservas para frenar el avance de la covid-19. Tras un 2020 desastroso, el régimen decidió el 1 de enero —aniversario de la revolución— unificar la doble moneda y dejar de subvencionar a las empresas más ineficientes, además de permitir la iniciativa privada en ciertos negocios menores. 

Pero, a tenor de los resultados, lo único visible ha sido una subida de los precios, el desabasto y numerosas fallas eléctricas por falta de combustible. Una de las ciudades que ha reportado más fallas es, precisamente, San Antonio de los Baños, donde estalló la protesta contra la dictadura.