Tecnología

EEUU busca aumentar personal de su embajada en Cuba y permitir remesas

Operation Underground Railroad Movie
Historia de la NBA: los Bucks de Jabbar vs los Bucks de Antetokounmpo

Estados Unidos dijo el martes que busca aumentar el personal de su embajada en La Habana y estudiar cómo permitir el envío de dinero a Cuba saltándose el control del gobierno, como forma de apoyar al pueblo cubano en sus “legítimas aspiraciones” democráticas

Estados Unidos dijo el martes que busca aumentar el personal de su embajada en La Habana y estudiar cómo permitir el envío de dinero a Cuba saltándose el control del gobierno, como forma de apoyar al pueblo cubano en sus “legítimas aspiraciones” democráticas.

Si se concretan, estas medidas serían los primeros cambios políticos significativos en Cuba bajo el presidente Joe Biden, quien ha expresado su solidaridad con los manifestantes tras las protestas que estallaron el 11 de julio en medio de la peor crisis económica de la isla comunista en décadas.

El Departamento de Estado informó que está analizando reforzar el personal de su embajada en La Habana, reabierta al reanudarse las relaciones entre ambos países el 20 de julio de 2015 en el marco del acercamiento propiciado por el expresidente demócrata Barack Obama, de quien Biden fue vicepresidente. 

Pero luego la legación, que había sido cerrada en 1961 tras la revolución liderada por Fidel Castro y convertida en Sección de Intereses en 1977, quedó reducida al mínimo bajo la presidencia de Donald Trump tras misteriosos “ataques sónicos” contra diplomáticos.

“Esta dotación de personal en nuestra embajada servirá para mejorar nuestra actividad diplomática, nuestro compromiso con la sociedad civil, nuestro servicio consular”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, asegurando que esto contribuirá a asegurar mayores grados de derechos en Cuba.

“Si vamos a hacer todo lo posible para apoyar las aspiraciones del pueblo cubano, necesitamos tener una presencia en el terreno”, apuntó, sin dar fechas de cuándo podría llevarse a cabo.

El gobierno de Trump retiró a la mayoría del personal en septiembre de 2017, argumentando enfermedades sensoriales y debilitantes que afectaron a sus diplomáticos, cuyas circunstancias siguen siendo turbias, pero por las que los funcionarios estadounidenses generalmente han culpado a la inteligencia rusa.

Eludir “las arcas del régimen” – Trump, quien endureció el embargo económico que Estados Unidos aplica desde 1962 a Cuba con el fin de forzar un cambio de régimen, también suspendió la transferencia formal de dinero a Cuba.

Price dijo que ahora el Departamento de Estado examinará formas de permitir ese flujo sin que el gobierno cubano se cobre una comisión.

“Formaremos un grupo de trabajo de remesas para identificar las formas más efectivas de hacer llegar las remesas directamente a manos del pueblo cubano” y asegurarnos de “que no vayan a las arcas del régimen”, dijo.

Pero con el control oficial del tipo de cambio a pesos, una moneda no convertible internacionalmente, eludir al gobierno cubano será una tarea complicada.

Biden planteó durante la campaña electoral volver a autorizar el envío de remesas a Cuba, pero la semana pasada dijo que no lo haría ahora porque “es muy probable que el régimen confisque esas remesas o una gran parte de ellas”.

Price insistió en que esa ha sido siempre la preocupación en relación con las remesas, segunda fuente de divisas para Cuba después de la exportación de servicios médicos.

“Todo se trata de idear formas en las que podamos apoyar al pueblo cubano. Pero tenemos que asegurarnos de que estas tácticas (…) de hecho (lo) apoyen”, explicó.

– “Maniobras injerencistas” – Desde La Habana, el canciller Bruno Rodríguez, denunció que “los Estados Unidos recurren a maniobras injerencistas para agudizar el bloqueo”, según una nota publicada por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La cancillería dijo también que Estados Unidos ha desplegado una campaña de “presiones” hacia “terceros países en busca de pronunciamientos contra Cuba“.

“Estas presiones se realizan principalmente hacia gobiernos de América Latina”, indicó Johana Tablada, subdirectora general de Estados Unidos en la cancillería, sin precisar de qué naciones se trata.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el martes que el gobierno de Biden está aplicando “activamente” medidas tanto para apoyar al pueblo cubano, como para responsabilizar al “régimen cubano” de sus acciones.

“Eso incluye trabajar en estrecha colaboración con el sector privado y el Congreso para identificar opciones viables para hacer que internet sea más accesible para el pueblo cubano”, señaló en rueda de prensa.

El gobierno cubano cerró temporalmente servicios de conexión a internet y cortó aplicaciones mientras enfrenta las protestas internas. 

Psaki dijo que Estados Unidos también está “buscando trabajar” con sus “socios internacionales” para “presionar públicamente” sobre la situación en Cuba, sin especificar a qué países se dirigen estos esfuerzos.

Al grito de “¡Tenemos hambre!”, “¡Libertad” y “¡Abajo la dictadura!”, miles salieron a las calles de toda Cuba en manifestaciones inéditas que dejaron un muerto y centenares de detenidos, entre ellos activistas, opositores políticos y periodistas independientes.

“Continuaremos apoyando al pueblo cubano y sus legítimas aspiraciones a los derechos humanos, a la democracia, a los valores que durante demasiado tiempo, al menos desde 1959, se les han negado”, prometió Price.