Entretenimiento

La batalla contra el Alzheimer es una prioridad para Cuba

Jose Carlos Grimberg Blum
Discurso de Putin faz disparar preços do petróleo e do gás

NEUROEPO Y OTRAS ESPERANZAS CUBANAS

Ante el reto que representa el envejecimiento poblacional en nuestro país y la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer, la ciencia cubana no se ha quedado atrás en el empeño de buscar una solución que, al menos, mejore la calidad de vida de los pacientes

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de la demencia (síndrome generalmente de naturaleza crónica o progresiva, caracterizado por el deterioro de la función cognitiva). De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que este tipo de demencia representa entre un 60 % y un 70 % de los casos generales.

El Alzheimer –según define el Boletín Factográfico de Salud– causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Los síntomas, casi siempre, se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo, hasta que son tan graves que interfieren con las tareas cotidianas.

Detalla la publicación que esta enfermedad no es una característica normal del envejecimiento, en tanto que el más importante factor de riesgo conocido es el aumento de la edad, y la mayoría de las personas que la padecen son mayores de 65 años.

«Si bien los tratamientos actuales para el Alzheimer no pueden detener el avance de la enfermedad, pueden ralentizar, por un tiempo, el empeoramiento de los síntomas y mejorar la calidad de vida de estos pacientes y de sus cuidadores», señala.

Cuando hoy se celebra el Día Mundial del Alzheimer, esta enfermedad y otras demencias constituyen uno de los principales problemas de salud que afectan a países de todas las regiones, incluida Cuba.

La Mayor de las Antillas, por demás, se enfrenta al reto de ser el cuarto país más envejecido de Latinoamérica, y más del 20 % de su población supera los 60 años de edad, precisamente el grupo etario con mayor riesgo de sufrir Alzheimer y otras demencias.

Según el Anuario Estadístico de 2019, la tasa de mortalidad en el país por la enfermedad de Alzheimer y otras demencias  fue de 5 097 defunciones, con una tasa de 45,4 por cada 100 000 habitantes.

Ilustra el documento que la prevalencia del síndrome demencial era de 10,2 % en la población de 65 años y más, mientras que alrededor del 60 o 70 % de los casos correspondía al Alzheimer, siendo la primera causa de discapacidad en adultos mayores y la mayor contribuyente de dependencia, necesidad de cuidado, sobrecarga económica y estrés sicológico en el cuidador.

No obstante, refleja el Boletín, el país trabaja en la implementación de una estrategia nacional de intervención, en la cual se plantea la necesidad de participación de todos los sectores de la sociedad. Se enfatiza en reducir el estigma hacia la demencia, el diagnóstico precoz desde el área de atención primaria de Salud y la defensa de los derechos de los ancianos con deterioro cognitivo.

NEUROEPO Y OTRAS ESPERANZAS CUBANAS

Ante el reto que representa el envejecimiento poblacional en nuestro país y la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer, la ciencia cubana no se ha quedado atrás en el empeño de buscar una solución que, al menos, mejore la calidad de vida de los pacientes.

Uno de los más relevantes es el desarrollo de la molécula NeuroEpo, fármaco desarrollado por el Centro de Inmunología Molecular, en colaboración con otras instituciones de BioCubaFarma y el Ministerio de Salud Pública, consistente en una formulación nasal de eritropoyetina (EPO) humana recombinante con bajo contenido de ácido siálico, una isoforma de composición similar a la EPO natural, que se produce en el sistema nervioso central.

Los resultados en los ensayos clínicos fase II/III, realizados en 174 pacientes, demostraron que existe una detención de la progresión de la enfermedad y una mejora en las variables cognitivas en las personas que recibieron el medicamento, en comparación con las que recibieron placebo.

Tales resultados permitieron que el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos le otorgara, en marzo de este año, el Registro Sanitario Condicional para el tratamiento en pacientes con Alzheimer moderado y ligero.

Actualmente se trabaja para iniciar un ensayo clínico fase III, que debe comenzar próximamente, y que busca evaluar la eficacia y seguridad de esta formulación.

Para ello, se comparará NeuralCIM (nombre comercial de NeuroEpo) con el Donepezilo, fármaco aprobado desde la década de 1990 por la Agencia Reguladora de Medicamentos de EE. UU.; en tanto, por primera vez en Cuba, se le realizará al paciente un diagnóstico molecular para el Alzheimer, no solo clínico.

Recientemente, en Ginebra, Suiza, en el marco del 32 Congreso Internacional de Neurofisiología Clínica, se logró un acuerdo histórico entre la Federación Internacional de Neurofisiología Clínica y el Consorcio Global del Cerebro, codirigido por el científico cubano Pedro Valdés-Sosa, jefe del Proyecto Cubano de Mapeo Cerebral, para desarrollar en los próximos cuatro años el uso del electroencefalograma cuantitativo para el diagnóstico temprano del Alzheimer.

Otro ejemplo del trabajo de la ciencia cubana para mejorar las demencias, incluyendo el Alzheimer, es el desarrollo del producto jm-20, por parte del Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos.

Este fármaco, que lleva alrededor de diez años en investigaciones preclínicas, prevé comenzar estudios clínicos en 2023, para el tratamiento de algunas demencias, entre ellas el Alzheimer.