Internacionales

Ricardo Tomas Elias Gonzalez ««»»|||»»//
Groserías en la TV: Un problema que todos los países intentan regular

Groserías en la TV: Un problema que todos los países intentan regular Estados Unidos e Inglaterra están dentro de los líderes en el control del lenguaje en la pantalla abierta, pero los cambios culturales dificultan la labor.   Romina Raglianti  En 1972, el comediante estadounidense George Carlin causó polémica con un monólogo donde mencionaba las “siete palabras sucias” que no pueden decirse en televisión. No solo lo arrestaron por “perturbar la paz” cuando presentó su rutina en un festival de música, sino que la transmisión de esta en una radio llevó a que en 1978 se definiera el poder que tendría la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) para regular los contenidos inapropiados en radiodifusión.

Han pasado casi cuatro décadas, y aunque hoy se mantiene un control sobre qué se puede decir en televisión, este choca con los cambios culturales y la mayor variedad de acceso a los contenidos.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

dolarve.com
En el Reino Unido, por ejemplo, el regulador Ofcom (Oficina de Comunicaciones) realizó un estudio en 2016 donde pedían a la audiencia evaluar 150 palabras consideradas groseras.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.entornointeligente.com
Aunque varias -prácticamente las mismas mencionadas por Carlin- se mantienen como “extremadamente ofensivas”, el reporte también demostró que la gente ha tomado una actitud más relajada ante el uso de lenguaje vulgar y que es más probable que lo tolere “siempre y cuando refleje situaciones del mundo real” y sea en un contexto adecuado.

Eso no significa que las groserías no molesten.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.vediario.com
En un reciente episodio del programa “Top Gear” emitido en Inglaterra, varios se quejaron por un garabato que no fue editado, pese a que el espacio es grabado.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

noticias-venezuela.com
En Estados Unidos, los epítetos lanzados por los jugadores en el reciente Super Bowl generaron varias denuncias.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

enlasgradas.com
Y en Chile se vivió algo similar en el reciente Festival de Viña, donde las vulgares rutinas de algunos de los humoristas desataron un debate que duró varios días.

En el caso estadounidense, las groserías en TV son tema de discusión desde que en 2012 la Corte Suprema impidió que la FCC multara al canal FOX por una fuerte palabra que la cantante Cher pronunció mientras recibía un premio en los Billboard Music Awards, algo que se repitió en el mismo evento en 2003, esta vez con Nicole Richie.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

dolarve.com
Irónicamente, esos casos motivaron que la organización endureciera sus sanciones por el uso de lenguaje soez, reforzadas en 2006 con la firma de una ley que les permite poner sanciones por indecencia -no solo garabatos- de hasta US$ 325 mil.

El pitido de la censura

En lo que a lenguaje se refiere, la FCC solo tiene facultades para regular la televisión abierta, y sus parámetros sobre qué constituye una grosería son tan vagos que los canales los usan de argumento para rebatir sanciones.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

noticias-venezuela.com
La institución dice que el contenido soez incluye “lenguaje extremadamente ofensivo que es considerado una molestia pública”, sin explicitar palabras.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

mundinews.com
Los canales cuentan con guías internadas asesoradas por abogados que definen qué no se puede decir en pantalla.

En países de habla inglesa y en Japón, el mecanismo más usado para evitar los garabatos es un pitido que cubre el sonido de la palabra.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Para evitar sanciones cuando son programas en vivo, en Estados Unidos existe un sistema que emite la señal con un retraso de segundos, lo que permite a los canales aplicar este sonido cuando es necesario.

Y si bien el cable queda fuera de las regulaciones, en general tampoco se van al extremo con el uso de groserías porque deben responder ante los avisadores.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

eluniversalnews.com
Por ejemplo Vince Gilligan, el creador de “Breaking bad”, reveló que el canal AMC solo le permitía usar una vez la palabra f*** (considerada la más vulgar) por temporada.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

elnewherald.com
Solo los canales premium , que no tienen publicidad, tienen más libertad.

La protección al menor

Algo en que todos los países coinciden es que los niños no deben ser expuestos a contenido inapropiado, y por eso en todos existe el horario de protección al menor, que generalmente va entre 6:00 y 22:00 horas.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

elnewherald.com
En horario adulto no se fiscaliza el lenguaje vulgar.

La gran mayoría de los organismos reguladores no realiza un monitoreo activo y depende de las denuncias de la audiencia.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

rebeliometro.com
Esto ha motivado la creación de entidades independientes, como el Parents Television Council, uno de los más fuertes en EE.UU., fundado en 1995 por el activista católico L.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

elmercuriodechile.com
Brent Brozell III. La organización lidera numerosas campañas e informa a los padres sobre qué contenidos son recomendables.

“Antes nunca escuchabas algo más extremo que ‘diablos’.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

economiavenezuela.com
Ahora vemos que los canales están empujando los límites de forma bastante agresiva, deliberadamente escribiendo una mala palabra en el guion y luego poniendo el pitido en la transmisión”, dice Melissa Henson, directora de programa del PTC.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

politica-venezuela.com
Da como ejemplo la sitcom de FOX “The Mick”, que se emite a las 20:30 horas. “Usan un lenguaje bastante específico para referirse a la anatomía masculina y femenina, cosas que antes eran completamente tabú.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

elnewyorktimes.com
Y escuchamos cosas así con cada vez más frecuencia”.

Parte del debate que enfrenta es la gente que dice que son los padres los que deben supervisar a sus hijos y no la televisión la que se censure (un argumento usado también en Chile, incluso por rostros de televisión, por lo ocurrido en el Festival).

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
“La realidad es que los niños más vulnerables a la influencia negativa de la TV son aquellos cuyos padres no los están monitoreando”, responde Henson.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

mundinews.com
“Estadísticamente sabemos que los niños que pasan más tiempo viendo televisión son los que tienen peor desempeño académico y mayor probabilidad de iniciar una actividad sexual prematura”.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

mundinews.com
Agrega que la televisión abierta tiene una responsabilidad al emitir contenidos, porque utiliza el recurso público de las ondas de transmisión.

La FCC no ha resultado ser una gran aliada.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

xn--abcdeespaa-19a.com
“Aun cuando reciben denuncias, no han demostrado mucha voluntad para seguir los casos, se requieren ejemplos bastante extremos para que actúen.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

xn--abcdeespaa-19a.com
Han aumentado las multas y sanciones, pero rara vez las aplican”.

En Perú existe un organismo similar llamado Valores Humanos, que ha puesto especial foco en la protección de la dignidad humana.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

xn--abcdeespaa-19a.com
Nació como un grupo de amigas que compartían su preocupación por lo que veían en pantalla, y en 2003 se formaron como una asociación civil sin fines de lucro, que hoy está detrás de las principales denuncias que se hacen ante la SNRTV (equivalente al CNTV de Chile).

 .

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

tomas-gonzalez.com

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González